Inicio / Aires / El viaje es apenas un movimiento

El viaje es apenas un movimiento

José Lezama Lima |

Voy hacia el tren que disipa mi círculo. El círculo es marcado por el hábito de no salir hacia el exterior, hacia luces diferentes que mueven el cuerpo. Es difícil conformarse, guardar el deseo, el tiempo que llevamos en la orilla donde el ave deja sus huevos y emigra en retorno incesante. Casi nunca salgo de la Habana. Me sumerjo entre caracoles dispersos que respiran la sal de cada día, como pez que mira temeroso el símbolo distante. Aparto el frágil discurso. Extraño la isla con sus muros y ciénagas. Ellos soportan la huella del caminante y del animal. No sueño despierta sobre la isla. Salgo hacia la ventana y miro la Plaza de siempre con su brillo empinado. Miro el infinito de los hombres. Recorro sus costas con la ternura del que llora y cree en el mañana. Pienso en el color de mi sangre, inmersa y repetida por los años, revolviéndose en mi cuello hasta sentir que no se zafa uno de la isla, que no abandonamos la bandera por los sueños de conocer el mundo. La isla es el sueño marcado del que añora.

  Zurelys López Amaya

Avatar
La Habana, 1967. Miembro de la UNEAC. Especialista del Centro de Información sobre Literatura Cubana Contemporánea del Centro de Promoción: "Dulce María Loynaz", del Instituto Cubano del Libro.

Recomendamos

Se ha cristalizado el mundo

Se ha cristalizado el mundo y puede quebrarse al roce de un sonido. Que repose, …

Paisajes

PAISAJE CAMPESINO Temeroso salta el río pasea por la caliza y en el badén se …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + trece =